Lifestyle

Todo lo que necesitas saber para instalar el riego por goteo en tu huerto

Como os hemos dicho en otras ocasiones, uno de los grandes beneficios del césped artificial es el ahorro de agua que supone. Sin embargo, puede que tu jardín disponga de zonas de huerto que sí requieran riego. 

 

Con el fin de seguir ahorrando y mantener correctamente hidratado tu huerto, en Albergrass te contamos cómo instalar el riego por goteo. 

image

¿Qué es el riego por goteo?

Como su propio nombre indica, esta modalidad de riego consiste en hidratar el terreno con un sistema gota a gota o microaspersión.

Ventajas del riego por goteo

Al ser un riego localizado, situando los goteros en las zonas de las raíces, el gasto de agua es menor. Lo que se traduce en un ahorro importante y en un beneficio para el medio ambiente. 

 

Aunque es necesario realizar una inversión inicial para adquirir el material y sufragar los costes de instalación si los realiza un tercero el ahorro que supone nos permite en poco tiempo obtener rentabilidad

 

Otra de las ventajas del riego por goteo es que se puede programar, por lo que no tenemos que estar pendientes de la cantidad y el tiempo de riego que requiere nuestro huerto. 

 

Además, si instalamos en el equipo de riego por goteo un sistema de fertiirrigación nos evita tener que estar pendiente de fertilizar y abonar las plantas. 

Inconvenientes del riego por goteo

Son muchas más las ventajas que los problemas que encontramos con el riego por goteo. El mayor inconveniente es estar pendiente de que los goteros no se obstruyan y dejen de funcionar. 

 

Es fácil que se atasquen con restos de arena, cal, fertilizantes, hojas, piedras… Por ello, es conveniente revisar de vez en cuando la instalación y limpiar los goteros.

Instalación de riego por goteo

Para instalar riego por goteo puedes contratar los servicios de un profesional o hacerlo tú mismo. Si prefieres esta opción te contamos cómo hacerlo a continuación. 

instalación riego por goteo

Materiales necesarios para la instalación por goteo

Para instalar el riego por goteo debes adquirir todos los materiales y herramientas necesarios:

1. Bomba de agua, tubería de aspiración (que va desde la fuente o grifo de agua a la bomba) y tubería de impulsión (salida de la bomba).

2. Sistema de filtros y de fertilización.

3. Reloj para programar el inicio y fin del riego.

4. Red de tuberías que llevan el agua desde la bomba a las distintas zonas de cultivo.

5. Goteros y portagoteros que se colocan en cada planta. (Es por donde sale el agua gota a gota o en microaspersión).

6. Tapones para el final de las mangueras de riego.

7. Herramientas: llave inglesa, tijeras, destornillador.

La instalación paso a paso

Una vez tenemos todos los materiales anteriores., es el momento de realizar la instalación. Para ello, primero cerramos la llave de paso de agua del jardín.

 

En segundo lugar, conectamos el reloj o programador de riego al grifo del jardín. El otro extremo del programador se conecta con la tubería de aspiración hasta la toma de entrada de la bomba. 

 

Después conectamos la salida de la bomba con la tubería o manguera principal a través de la tubería de impulsión. A continuación, vamos distribuyendo la red de tuberías a través del huerto y cerramos con tapones el final de las tuberías. 

 

Cuando ya tenemos todas las tuberías colocadas en las zonas de riego, colocamos los portagoteros y goteros en los lugares donde están las plantas, macetas y árboles. 

 

Volvemos a dar el agua y comprobamos que el sistema funciona correctamente

 

Una vez revisado, programamos el riego.

Así de fácil es conseguir
un huerto hidratado sin desperdicio de agua.

Nos encantaría conocer tu opinión sobre el riego por goteo. Te animamos a escribirla en el campo de comentarios. ¡Muchas gracias!

Envía un comentario

Enviar


SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Regístrate y recibirás en tu correo las mejores ideas y consejos para tu jardín. Así de fácil...
Correo electrónico de contacto  *
Nombre *
Idioma de comunicación 
Newsletter 
*
*Required Fields
Acepto la  Directiva de privacidad